19 marzo, 2015

“Una necesidad, una solución”. Fomentando el espíritu innovador

Aquí jamás cerramos la puerta. Eso significa cerrarse a nuevas ideas.”

Una idea te conducirá a otra, y sin darte cuenta lo habrás solventado.”

Así arranca la película Robots. Las frases, dichas por el líder de la comunidad en una de las primeras escenas, ya nos muestran algunos de los temas que se tratan en la historia: la necesidad de estar siempre abierto a nuevas ideas, la búsqueda de soluciones innovadoras a los problemas y el estímulo para realizar todos los intentos que haga falta hasta conseguir lo que nos proponemos, sin dejar que los fracasos nos hundan.

                                Robots

Sergi Alonso nos hizo volver a pensar en Robots, una película de dibujos animados de 2005, con un comentario que nos dejó en nuestro artículo Observar y dibujar, el primer paso del proceso de innovación. Sergi nos decía esto:

Este artículo me ha recordado la película Robots, donde repiten “Una necesidad, una solución” y así es, si nos centramos en el día a día de las personas veremos un montón de necesidades no resueltas o mal resueltas que se pueden mejorar.”

Efectivamente, el lema que domina la película es ese: una necesidad, una solución. Los personajes se ven obligados a ponerlo en práctica, ya que su vida depende de ello. Desarrollan la imaginación, inventan aquello que necesitan para solucionar sus problemas y consiguen evolucionar con los medios que tienen a su alcance (“puedes brillar sin importar de qué estás hecho”).

En cuanto al argumento, el viejo líder de Ciudad Robot, el Gran Soldador, es desplazado por un ejecutivo agresivo al que solo le importa ganar dinero. Ratchet, el nuevo jefe, decide dejar de fabricar piezas de recambio para los robots. Esto supone que ya no podrán repararse y se verán obligados a comprar nuevas y carísimas actualizaciones o, en la mayoría de los casos, a acabar convertidos en chatarra. El protagonista, Rodney Hojalata, se propone cambiar la situación con la ayuda de su equipo, un peculiar grupo de amigos, y también con el denostado Gran Soldador.

Al final… mejor no lo explicamos. Es una película ideal para disfrutarla en familia. ¡A los niños también les encanta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *