25 febrero, 2015

Observar y dibujar, el primer paso del proceso de innovación

Habilidades de descubrimiento (I): Observación

En Connecting Brains nos encanta compartir libros inspiradores. Uno de los que más nos ha marcado es El ADN del innovador, de Ediciones Deusto, en el que se analizan una serie de habilidades que nos pueden resultar muy útiles para conseguir nuestro objetivo: innovar.

Este es el primero de una serie de posts en los que vamos a realizar una aproximación a estas habilidades y os vamos a mostrar cómo las aplicamos en Connecting Brains y cómo las potenciamos con nuestras herramientas visuales. Te invitamos a aplicar todas las técnicas que encontrarás en estos posts para optimizar tus procesos de innovación.

La habilidad más importante de un buen innovador, y a la vez el punto en el que empiezan todos los procesos de innovación, es la observación. Contempla el mundo que nos rodea: es un lugar precioso. Intenta observar lo que ocurre en tu día a día de manera activa. Intenta observar con todos los sentidos. De esta manera te será más fácil identificar las situaciones o los conflictos que se pueden mejorar. Aunque el mundo sea maravilloso, hay cosas que no funcionan todo lo bien que deberían. Y ahí empieza el apasionante trabajo del innovador: mejorarlas, encontrar soluciones.

Desde Connecting Brains te recomendamos que lleves siempre encima una libreta para no perderte ninguna observación que pueda surgir en el momento menos pensado. Pongamos, por ejemplo, que sales de paseo por la ciudad. Intenta usar el Visual Thinking (descubre más sobre el Visual Thinking aquí). Plasma en tu libreta las acciones, los procesos, los trabajos o las necesidades que descubres en la gente de ves a tu alrededor: desde los abuelitos que pasean con el bastón hasta los ciclistas o los niños que van a colegio. Intenta analizar qué necesidades tienen y por qué hacen lo que hacen. Obsérvalo todo ávidamente, bébete el mundo con los ojos e intenta traducirlo en imágenes o mapas mentales. Que todo quede reflejado en tu libreta. De esta manera comprenderás mucho mejor la situación. Realiza estas observaciones de manera sistemática: en tus ratos libres, a la hora de comer, en casa, en la cola del súper o en tu espacio de trabajo.

Connecting Brains - Visual Thinking - observar para innovar

Un ejemplo práctico: uno de los clientes de Connecting Brains que más apuesta por la innovación observó durante sus vacaciones el valor que ofrecía una agencia de viajes de alto standing, con servicios prêt à porter. A partir de esa observación se preguntó por qué no podían aplicar ellos, en su empresa de servicios financieros internacionales, servicios diseñados exclusivamente para cada cliente.
Este tipo de ideas que pueden revolucionar un mercado surgen muy a menudo de observaciones activas de gente que quiere aprovechar al máximo su experiencias, no solo disfrutándolas sino además intentado aprender de ellas. ¿Cómo? Observando con atención y actitud proactiva.

En los siguientes posts de esta colección analizaremos las habilidades de asociación y cuestionamiento. ¡No te los pierdas!

Y hablando de observar… ¿Qué observas de este blog? ¿Y del lugar en el que lo lees? ¿Y de la gente con la que interactúas ahora mismo, digital o analógicamente? Déjanos tus observaciones y empieza a practicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *