7 febrero, 2013

La creatividad según John Cleese

La creatividad no se puede explicar

La creatividad no es un talento, es una actitud, una manera de proceder

La creatividad no es una habilidad que tengas o no tengas y no depende de tu coeficiente de inteligencia

Así empieza su conferencia sobre liderazgo creativo John Cleese, exintegrante de los Monty Python. Una charla amena, divertida y muy instructiva, planteada desde una óptica diferente y, podríamos decir… ciertamente creativa.

La conferencia gira entorno al planteamiento del proceso creativo como un juego y a la dualidad y la necesaria complementariedad entre lo que Cleese denomina el “modo cerrado” y el “modo abierto”.

El modo cerrado es el estado en el que nos encontramos la mayor parte del tiempo en nuestro puesto de trabajo. Tenemos muchas tareas pendientes y debemos enfrentarnos a ellas. Estamos bajo presión y ello nos genera una cierta ansiedad. En modo cerrado la creatividad no es posible.

El modo abierto es un estado relajado, expansivo, menos productivo, en el que no nos sentimos bajo presión y en el que tenemos carta blanca para jugar, para experimentar. Es es este modo en el que la creatividad tiene la única opción de fluir.

Como solemos, asegura Cleese, atascarnos en el modo cerrado, debemos ponerle las cosas fáciles al modo abierto para conseguir entrar en él de vez en cuando. Para lograrlo son imprescindibles cinco requisitos:

1. Espacio: crear un ambiente que nos aleje de nuestras obligaciones. Enclaustrarnos allí y asegurarnos de que no nos van a molestar.

2. Tiempo: reservar un período de tiempo previamente determinado, desde una hora concreta hasta otra hora concreta, para llevar a cabo este enclaustramiento. Se trata de aplicar el espíritu del juego: el momento de jugar empieza, por ejemplo, a las 10 y acaba a las 11.30. Si no es así, no es un juego.

3. Tiempo: para jugar con el problema. Las personas más creativas le dan más vueltas al problema, juegan más con él, antes de encontrar la solución. Están más preparadas para tolerar la ansiedad que genera la existencia de ese problema y pueden dedicar más tiempo a reflexionar. Es muy útil aplazar la toma de la decisión hasta el último momento, para tener más tiempo para pensar en algo que resulte original.

4. Seguridad: el miedo a cometer un error paraliza la creatividad. En el juego, equivocarse no tiene importancia. El juego consiste en experimentar, en ser libre, en arriesgar. No existen errores.

5. Humor: nos lleva del modo cerrado al modo abierto más rápidamente que cualquier otra cosa. Nos hace divertidos. Es parte esencial de lo espontáneo y de lo lúdico.

En este vídeo, que está teniendo estos días mucho éxito en las redes sociales, podéis ver la conferencia completa. En los últimos minutos, Cleese escenifica una parodia de cómo una empresa puede aplastar la creatividad de sus empleados, o al menos intentarlo. No os lo perdáis, os vais a reir.

One thought on “La creatividad según John Cleese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *