13 marzo, 2015

Innovador, ¡haz realidad tu idea!

Habilidades de descubrimiento (y III): Experimentación

Después de observar y dibujar como primer paso del proceso de innovación y de encender la chispa de la creatividad gracias al cuestionamiento y la asociación, nos enfrentamos a la prueba definitiva: ¿vamos a probar nuestras ideas y convertirnos, así, en auténticos innovadores que aplican sus soluciones en el mundo real? ¿O nos conformaremos con ser simplemente alguien creativo y original con locas ideas?

En este tercer y último artículo de la serie de posts inspirados en el libro El ADN del innovador, en los que analizamos ciertas habilidades que nos pueden resultar muy útiles para innovar, veremos que no es más innovador quien tiene las mejores ideas sino el que es capaz de llevar sus ideas a la práctica, aunque puedan parecer a primera vista ideas mediocres.

Hacer realidad una solución es el paso más difícil para los innovadores. Por este motivo, el gran potencial de las sesiones de co-creación que organizamos en Connecting Brains (algunos ejemplos al final del post) reside en que además de obtener las mejores ideas gracias a la colaboración de consumidores y expertos, también experimentamos y creamos prototipos de las soluciones propuestas para empezar a testearlas.

Construir un prototipo de una idea, además, tiene un efecto mágico: la mente de los participantes en el proceso hace un cambio de chip. Asimilan como posible una solución que quizá antes veían como tremendamente compleja. Pero ya la han empezado a construir, ¡es real! No hay nada imposible.

Connecting Brains. Experimentar para innovar

¿Cómo puedes poner en práctica tus habilidades de experimentación?

Hoy mismo, reserva una hora y media para crear un prototipo de una de tus ideas: dibújala y constrúyela con materiales de oficina o con plastilina. Después muéstrala a compañeros de tu red de contactos y pídeles feedback. ¿Cómo puedes mejorarla?

La única manera de avanzar en cualquier proyecto es intentarlo una y otra vez sin rendirse. Recuerda que muchas personas exitosas que han cambiado el mundo fracasaron en sus primeros proyectos (entre ellos Harrison Ford, Winston Churchill y Thomas Edison) antes de alcanzar sus metas.

¿Vamos a por ello?

 

Posts relacionados con la co-creación:

Cómo poner en marcha un proceso de co-creación en tu empresa
Procesos de co-creación, 10 motivos por los que te conviene aplicarlos
¡Te invitamos a co-crear una lista para impulsar un proyecto de co-creación!
Jugando a Speed Co-creation: creatividad y co-creación
Innovación en salud, la clave del cambio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *