3 julio, 2014

¿Innovación abierta en mi empresa?

Si te lo estás preguntando, la respuesta es un rotundo sí. Apostar por la innovación abierta en el ámbito de la empresa no te va a aportar más que beneficios:

  • se reparte mejor el conocimiento, se genera la posibilidad de construir un mundo abierto (más información en nuestro post Un mundo abierto, un lugar donde conectar y compartir )
  • se potencia el espíritu de compartir y de co-crear ideas, acentuado con la eclosión del social media entre las empresas
  • se acelera el diseño y el desarrollo de nuevos productos y servicios
  • se fomenta la diversidad en la innovación
  • se implica a los diversos departamentos de la empresa en el proceso, lo cual contribuye, gracias a la acumulación de conocimientos, a disminuir los riesgos implícitos en toda nueva acción
  • se reducen los costes del proceso de innovación

Estamos hablando de una manera más abierta, más colaborativa, menos rígida y menos piramidal de practicar la innovación. Ni las personas ni las empresas pueden innovar por sí solas, de manera aislada, sin inputs del exterior. Cuanto más fluido sea el intercambio con el entorno, cuantas más personas participen del proceso, más abierta y más efectiva será la innovación.

Connecting Brains innovación abierta

 

La innovación abierta no es una herramienta que se pueda utilizar en un momento determinado para alcanzar unos objetivos concretos. De hecho, no debe ser tan solo una herramienta, sino una filosofía que se implante en la empresa, que impregne las metodologías y los flujos de trabajos y con la que se conviva a diario.

Aunque algunas compañías han optado por externalizar todo lo relacionado con la innovación, dedicar una parte del presupuesto a este fin y contar con colaboradores externos que nos propongan algunas acciones innovadoras no es suficiente. Los directivos, los cargos medios y todos los trabajadores de las empresas deben imbuirse en este proceso. No solo deben implicarse -que también-, sino que deben participar del mismo al 100%. Deben comprender sus beneficios y sus implicaciones, deben formar parte de él. Únicamente así podremos incorporar, de verdad, la innovación abierta en nuestras empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *