29 abril, 2015

Constancia, entrenamiento y trabajo, las armas del genio creativo

¿Qué tienen en común Salvador Dalí, Kurt Cobain y Virginia Woolf? Evidentemente, los tres fueron grandes creativos. Nombres como estos son los que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en personas con una creatividad desbordante. En nuestro imaginario todavía persiste la idea del creativo como una especie de genio medio chiflado.

Sin embargo, los creadores que llaman la atención del resto del mundo por tener una personalidad tan llamativa como la de Dalí, Cobain y Woolf son minoría. Lo más habitual es que sean lo que todos entendemos -seguimos pegados a nuestro imaginario colectivo- por personas completamente normales. Y estos, ¿qué es lo que tienen en común? Sin duda, la constancia en su trabajo y el entrenamiento constante en la actividad creativa. Para ello es especialmente útil el establecimiento de rutinas de trabajo. Cumplir unos horarios, ponerse objetivos, tanto a corto como a largo plazo, realizar diariamente una lista de tareas y terminarla. En resumen, trabajar, trabajar y trabajar.

Cualquiera puede ser creativo, cualquiera puede tener ideas geniales. Pero no vale esperar a que la inspiración aparezca justo cuando la necesitamos. Ya lo decía Picasso: “que la inspiración te pille trabajando”.

Connecting Brains-creatividad

¿Has preguntado a las personas más creativas de tu empresa cómo desarrollan su creatividad y generan nuevas ideas? ¿Crees que son personas volubles y excéntricas, o por el contrario son trabajadores que se han impuesto unas rutinas para la realización de sus tareas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *